En Brasilia, un decorador de bodas dejó plantadas en el altar a 42 parejas de novios que le habían pagado un total de 312.000 dólares por los servicios de su empresa y huyó a París.
Los afectados contactaron con la Policía después de enterarse de que el dueño de la empresa a la que habían contratado para encargarse de la decoración de sus ceremonias de boda había declarado el negocio en quiebra, informa AFP. Antes de partir a París, el empresario dejó una carta en la que explicaba que tenía problemas financieros y que no está en condiciones "físicas ni psicológicas" para enfrentarse a tanto trabajo. 
Como resultado del estrés provocado por la necesidad de resolver en el último momento unas preparaciones que habían durado meses una de las mujeres ingresó en el hospital.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios