Hay dos zonas en Londres que son muy frecuentadas por los vecinos y turistas de la ciudad: el canal y el río 'Trust'. Ciclistas, pescadores, navegantes, runners... ¡e incluso los patos! Estos últimos cuentan con el hándicap de su tamaño y pueden sufrir los estragos de un núcleo tan importante y con una vida tan ajetreada como la que se produce en la capital británico.

¿Cómo solucionar este problema de convivencia? Con la creación de un 'carril pato'. Sí, no es ningún tipo de broma. Al estilo de un carril bici, estos entrañables animales tienen un espacio exclusivo para su uso.  El objetivo de esta sorprendente medida, que está siendo muy comentada en las redes sociales y foros como Reddit, pretende alertar a los ciclistas, de forma especial, de la presencia de los patos en el entorno del río para evitar su atropello.

¿Qué os parece la idea? ¿La llevaríais a cabo en vuestra ciudad? Se admiten propuestas...
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios