Cada vez son más las compañías que incorporan los populares códigos QR para que sus clientes puedan escanearlos con su móvil y les lleve directamente a la web de la promoción. Esa al menos es la idea de partida, aunque no siempre se cumple. La prueba de ello nos llega desde Alemania, donde un joven ha comprobado que las apariencias engañan.

Daniel Korrell, el alemán que ha colgado la prueba en su perfil de Facebook, se llevó una gran sorpresa al comprobar que tras el código de una botella de kétchup Heinz aparecía una web porno del país germano. Tal fue su impresión, que decidió rápidamente colgarlo en sus redes sociales para quejarse públicamente a la compañía.

Este cliente aseguraba que  la botella no era nueva,  pero que "todavía está en muchas casas". Heinz pidió disculpas a Korrell y le enviará una etiqueta personalizada, objetivo inicial del código.

Al parecer, el motivo de tan sorprendente resultado radica en que la compañía utilizó esta dirección de Internet entre 2012 y 2014, pero al concluir la promoción no renovó el dominio, quedando libre hasta que lo adquirió la página de contenido para adultos. QUE.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios