Un frontispicio acristalado, variados restaurantes, tiendas de duty free bien surtidas y sonrientes azafatas. Al nuevo aeropuerto internacional de Pyongyang sólo le faltarán pasajeros. La rutilante terminal en el país más hermético del planeta ahonda en su perfil excéntrico. Ya contaba con carreteras de varios carriles y aspecto alemán sin coches.

La prensa local ha publicado las fotografías de la nueva terminal aprovechando la visita de su líder, Kim Jong-un, y su esposa, Ri Sol-ju. El aeropuerto es un deseo de Kim, quien en 2012 juzgó que el anterior desmerecía la marca nacional por pequeño y avejentado. En noviembre, tras su primera supervisión sobre el terreno, mandó parar: los trabajadores no habían entendido sus órdenes de que reflejase la filosofía e identidad nacional. Mucho de lo construido fue demolido.



Ahora sí: Kim ha sentenciado que la terminal aúna con armonía la estética moderna con el carácter nacional y la ha definido como “un punto de referencia de la era Songun”, en referencia a la doctrina que subraya la preeminencia de lo militar. Kim ha controlado de cerca las obras, dando instrucciones y ordenando la colaboración de las tropas.

La terminal, que entrará en funcionamiento en julio, sextuplica el tamaño de la anterior aunque el caudal de pasajeros no será mucho mayor. Hasta Pyongyang apenas llega un puñado de vuelos desde Moscú y Pekín.

Kim ha ordenado que se construya ahora una línea de ferrocarril de alta velocidad y una autopista que cubran los 24 kilómetros entre el aeropuerto y la capital. La inauguración llega semanas después de que el país sufriera la peor sequía del siglo y la comunidad internacional se preocupase por los efectos en su población.

Kim aclaró tras subir al poder en 2011 que la nueva prioridad del Gobierno sería mejorar las calamitosas condiciones de vida de su pueblo. Su anuncio disparó el optimismo en los observadores globales. Muchas de las obras levantadas desde entonces, como estaciones de esquí y parques acuáticos, quedan muy lejos del alcance del norcoreano medio. 

ESTE AEROPUERTO SE HA HERMANADO CON LOS DE CASTELLÓN Y CIUDAD REAL.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios