Estamos ante uno de los vídeos más eróticos que ha producido la humanidad, por encima incluso de 101 dálmatas. Tenemos, por una parte, un buen puñado de ositos de gominola dispuestos a ser disparados; en el otro extremo del ring, un culo. Con la chica correspondiente, claro (lo siento, nada de amputaciones). Y todo amenizado por la siempre efectiva cámara lenta para retrasar el orgasmo.


Dado el interés cultural de la prueba, ampliamos la información con el making-of del documento audiovisual.
Importante: incluye lanzamiento de nubes de gominola y otras cosas contra el culo de la científica que pone su cuerpo a disposición de la ciencia.

Visto en Geekologie
Share To:

F. Puigcarbó

COMENTAR:

0 comments so far,add yours

Back To Top