Si no fuera porque lo ha publicado el WSJ, no daríamos crédito a esta locura, pero mucho nos tenemos que sea cierto. Millones de personas en todo el mundo, adictas a petar con los dedos las burbujas de plástico, corren el riesgo de sufrir un dolorosísimo síndrome de abstinencia.

Sealed Air, empresa que vende plástico de burbujas para embalaje desde 1960 ha anunciado que, a partir de ahora, cambian su modelo de producción. El plástico será fabricado sin aire dentro, y las empresas que lo compren para sus embalajes las rellenarán en sus instalaciones con un inflador especial. Esto no sería un problema para los adictos, pero resulta que así las burbujas no quedan selladas, sino interconectadas entre ellas, de forma que, cuando se quiera reventar una, el aire simplemente se trasladará a las burbujas contiguas, sin producir ningún tipo de "¡PLOP!".

Al ocupar menos espacio, este sistema reduce para el fabricante los costes de forma importante. Afirman que en un solo camión cabe la misma cantidad de plástico que antes en 47 camiones.

Un dato impactante que, si se confirma, garantizará la desaparición de nuestro adorado plástico de burbujas en muy poco tiempo.

Mientras nos preparamos para lo peor, al menos podemos ir probando esta especie de metadona burbujera: el simulador de burbujas de aire.

Vist en TheHuff - NOPUEDOCREER.COM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios