En los últimos años ha quedado sobradamente demostrado que las redes sociales no son un buen aliado ni para los políticos ni para los fugitivos.  De lo primero se nos vienen a la mente varios nombres sin necesidad de pensar en exceso; de lo segundo, desde Australia nos llega un gran ejemplo.

Un fugitivo australiano que estaba en busca y captura vio su imagen en Facebook  y pensó que el perfil de la Policía de Victoria era algo así como el amigo al que le pides que no suba esa foto de tu 'noche loca'. Ni corto ni perezoso, Daniel Damon escribió un comentario en la publicación para  pedirles que cambiasen la fotografía porque salía 'horroroso'.


Sin salir de su asombro porque el propio fugitivo había delatado su localización, los agentes decidieron seguirle el juego y pedirle que se pasase por la comisaría "para tomarte una nueva imagen". Daniel, quizás sin pensar que había cometido una gran estupidez, les contestó que "en cuanto me organice y tenga un abogado".

El joven, de 25 años, se encontraba en busca y captura por presunto tráfico de drogas. La Policía de Victoria colgó la imagen para solicitar la colaboración ciudadana, pero ni siquiera fue necesaria. QUE.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios