Un joven norteamericano de 22 años llamado Devon Staples ha muerto en el estado de Maine tras utilizar su cabeza como mortero para encender fuegos artificiales cuando celebraba el Día de la Independencia de EE.UU., informa 'The Telegraph'. 
El portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Maine informó de que el varón murió de forma instantánea cuando puso el tubo de mortero sobre su cabeza y lo prendió haciendo fiesta junto a un grupo de amigos.
Y es que Devon era muy de disfrazarse y hacer bromas y aqui se paso tres pueblos y toda una eternidad.
via actualidad.rt.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios