Verano, calor, cine al aire libre, en el agua, con flotadores y los pies en remojo. ¿Idílico? Debería serlo. Pero si la película que se proyecta es Tiburón el escenario idílico pasa a convertirse en algo, cuando menos, perturbador. La idea es buena, aunque por las características del lugar creo que sería más adecuado visionar otro clásico del terror acuático: Piraña. Visto en imgur
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios