Gangadhara Tilak Katnam arregló por su cuenta más de 1,000 baches en su ciudad natal Hyderabad, India. El jubilado de 66 años ha convertido el arreglo de los baches una cruzada personal, lo cual le valió su apodo: “doctor carretera”.
Desde 2011, el ex ingeniero ferroviario ha estado todos los días conduciendo por la ciudad en busca de asfalto abandonado y grava en los costados de los caminos. Recolecta materiales que nadie usa y los utiliza para rellenar baches, y para financiarlo usa su propia jubilación. Tilak, que bautizó su tarea como ‘Shramadaan’ (ofrecer ayuda física), no se limita a su barrio únicamente, él arregla cada uno de los bache con los que se encuentra en su ciudad.
600x305xGangadhara-Tilak-Katnam1-600x305_jpg_pagespeed_ic_06ITXyLVpt
“Luego de trabajar en la compañía ferroviaria South Central Railway por 35 años, me jubilé en Octubre de 2008, y pasé algo de tiempo inactivo en 2009, además de viajar a EEUU a visitar a mis nietos” le dijo Tilak a los medios “En Enero de 2010 volví y me instalé en Hydershakote, en Hyderabad, y comencé a trabajar como consultor en una empresa de software.” Fue durante sus viajes diarios al nuevo trabajo que Tilak descubrió su vocación.
600x450xGangadhara-Tilak-Katnam2-600x450_jpg_pagespeed_ic_p2Omma92JN
“Estaba conduciendo en mi primer día de trabajo cuando terminé salpicando de barro a un niño pequeño, luego de que mi auto atravesara un bache en el camino”, contó. “Luego tuve un par más de incidentes en distintos lugares de la ciudad.” Y finalmente fue testigo del mayor de todos.
600x357xGangadhara-Tilak-Katnam5-600x357_jpg_pagespeed_ic_EcE1GCS8be
“Fue cerca de Langer House, en la zona de Old City, yo ya había sido testigo de un accidente en ese mismo lugar cuatro días atrás. De repente un autobús embistió un auto, causando la muerte de unos de los pasajeros. Estaba horrorizado por lo que había presenciado, cuando me di cuenta de que si alguien hubiera tapado el bache antes del accidente, se podría haber salvado una vida.”
600x450xGangadhara-Tilak-Katnam3-600x450_jpg_pagespeed_ic_xhnsT3fiC5
Así que Tilak decidió tomar cartas en el asunto. Cargó su auto con bolsas vacías de arpillera y se puso a recolectar brea y grava donde pudiera encontrarlas, Luego, cada vez que se cruzaba con un bache, comenzaba a rellenarlo. “Luego de ello, renuncié a mi trabajo y me pasé el siguiente año arreglando los caminos con mi jubilación.” contó.
El hijo de Tilak logró obtener ayuda estatal, y aunque al principio intentaron hacerlo desistir de su misión, luego lo ayudaron con recursos y materiales.
“Solía gastar unos INR 25,000 ($390 dólares) por mes, pero luego de que la municipalidad comenzara a darme los materiales, sólo gasto  INR 15,000 del total de mi pensión (INR 20,000). Mi hijo se ocupa de mis necesidades financieras.” comentó. Tilak no acepta donaciones, pero alienta a la gente a que se unan a su cruzada.
600x450xGangadhara-Tilak-Katnam4-600x450_jpg_pagespeed_ic_ocnhkL3I8A
El jubilado espera que la atención de los medios le de visibilidad e inspire un cambio de actitud en el público en general. El cree que la actitud del “no se puede hacer nada” es lo que limita a mucha gente en la ciudad, y es lo que quiere intentar cambiar.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios