No ocurre en todos los barrios. Solo en los más populares y jóvenes. Y, por supuesto tampoco en todas la ciudades, aunque sí en las más animadas y bohemias. ¿Qué significa? Hay muchas teorías, la mayoría falsas, que apuntan a que allí se vende droga o que, simplemente, es una nueva forma de arte callejero.  Y se puede ver en muchas ciudades españolas zapatillas colgando de los cables y tendidos eléctricos. Es una moda importada de EE.UU. Hay una cosa clara. Colgar las zapatillas de los cables de la luz en plena calle ya es tendencia. Una, además, de carácter universal. Se denomina 'Shoefiti', un directo juego de palabras entre el vocablo inglés "shoe" -zapato- y grafiti , y se ha extendido por muchas grandes ciudades de todo el mundo.

No son pocos los que dicen que la tendencia tiene un significado especial, sobre todo para aquellos usuarios de drogas. Las zapatillas colgadas indicarían los lugares donde se trafica con estas sustancias. El caso es que sea realidad o mito son muchhas las explicaciones similares en foros de la red. Y sea un arte inocente o señal para 'drogatas', el símbolo de las zapatillas del cableado público causa furor. 

Y otras leyendas urbanas apuntan a que es un código secreto que emplean las bandas callejeras para delimitar el territorio, para señalar hasta donde extienden sus dominios.  Otras opiniones apuntan a que las 'zapas' colgadas es un indicio de que allí hay una casa ocupada, en la que los miembros del movimiento "okupa" .

"Shoefiti" es un movimiento procedente de Estados Unidos, donde se ha convertido en algunos lugares en casi un arte urbano. Ya en 2003 el Ayuntamiento de Los Ángeles (EE UU) advertía que las zapatillas colgadas indicaban sitios de venta droga e inició una campaña para retirar cualquier rastro de zapatillas aéreas en las calles de aquella urbe de la costa Oeste. Sea o no sea, desde aquel país apuntan que lo único cierto es que esta práctica indica el fallecimiento del dueño. Al menos, lo dicho, en algunos barios de grandes ciudades estadounidenses.

Como curiosidad, podíamos decir que ei estuviéramos 25 años atrás, cuando el servicio militar era obligatorio en España, sabríamos que era obra de los reclutas que habían terminado la mili. A finales de los años 80, era costumbre, frente a muchos cuarteles del ejército ver estas  zapatillas colgadas en los tendidos eléctricos. La licencia solía ir acompañada de esta costumbre, que se fue perdiendo de manera lógica. 

Pero ahora... ¿Qué será, será?
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios