Situado en la ribera del río Nidd, en los bosques de Knaresborough (Gran Bretaña), existe un manantial  misterioso que convierte los objetos en piedras. Los objetos que son alcanzados por sus aguas (hojas, ramas, pájaros muertos, y mucho más), ¡se convierten en piedra en sólo unos pocos meses!

600x900xPetrifying-Well4-600x900.jpg.pagespeed.ic.nyKBpqCQxo


Por muchos siglos los lugareños creyeron que el Manantial Petrificante estaba maldecido por el diablo, y vivieron con miedo bajo la creencia de que si tocaban el agua del pozo, se convertían en piedra.

600x628xPetrifying-Well6-600x628.jpg.pagespeed.ic.vA5b7fEDrd

Algunos aventureros fueron dejando objetos cerca de la cascada, sólo para presenciar la transformación a lo largo de los días. Algunas de estas reliquias pueden verse en la actualidad, como un par de sombreros de 1800s, convertidos en piedra sólida. Más recientemente, algunos curiosos dejaron osos de peluche, una pava, y hasta una bicicleta cerca del manantial petrificante, y siempre con los mismos resultados.

600x450xPetrifying-Well5-600x450.jpg.pagespeed.ic.SXWk9M-vJH
Finalmente la ciencia moderna halló una explicación para las propiedades del pozo de agua petrificante. Se encontró que el agua contiene una alta cantidad de mineral, que forma una capa alrededor de los objetos. En exposiciones prolongadas, la capa se va convirtiendo en una cubierta o carcaza mineral, al igual que estalactitas, pero a un ritmo mucho más veloz. De hecho, los niveles de calcita en el agua son tan altos, ¡que está prohibido beberla para los humanos! - periodismo.com
600x450xPetrifying-Well3-600x450.jpg.pagespeed.ic.DMx3V0fzUE




Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios