Una empresa de jugos naturales japonesa se ha propuesto diseñar un androide que solucione el clásico problema de los runners: como comer tomates cómodamente sin tener que parar de correr. Y lo han resuelto con la brillante idea de convertir el robot en una práctica mochila que lleva encima el propio corredor. Al no existir la necesidad de que el robot se desplace de forma autónoma junto al runner, la ganancia en términos de eficiencia energética es enorme. Y, además, le da al trasto un delicioso toque sado-maso. ¡Felicidades! 



 Visto en GeeskAreSexy.net - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios