El diseñador gráfico Ricky Ma alcanzó a los titulares de los diarios por la creación de un robot tamaño natural (increíblemente realista) que se parece a Scarlett Johansson. El cyborg casero puede imitar un conjunto limitado de movimientos humanos utilizando su cabeza y las extremidades, e incluso responder a un conjunto de comandos verbales programados. Su creador incluso le ha enseñado a guiñar el ojo, y a decir “gracias” cuando lo felicitan por su aspecto.
Habiendo crecido viendo películas de animación protagonizadas por robots, Ricky siempre había soñado con la construcción de uno. Y ahora, a los 42 años, se las ha ingenió para hacer precisamente eso, trabajando desde el balcón de su casa de Hong Kong. En el proceso tuvo que aprender todo lo relacionado con la robótica desde cero, y gastó más de 50,000 dólares en la construcción de su primer prototipo femenino.
“Cuando era niño me gustaban los robots”, dijo. “¿Por qué? Porque me gustaba la animación. A todos los niños nos encantaba. Estaban los Transformers, dibujos animados de robots que luchan entre sí y juegos de robots”.
“Después crecí, y quería hacer uno. Pensé que debía esperar el momento es adecuado, y concretar mi sueño. Si logro mi sueño, ya no tendré arrepentimientos en la vida”.
Scarlet-Johansson-robot-600x400
A pesar de que hizo su primer robot a semejanza de Johansson, con el pelo castaño oscuro y ojos verdes, decidió no ponerle su nombre, y eligió llamarlo ‘Mark 1′ en su lugar. Vestido con una falda gris y una blusa entallada blanca, Mark 1 es capaz de hacer movimientos simples, con sus brazos y piernas, girar la cabeza, el arco de la cintura, e incluso replicar expresiones faciales. Como respuesta al comentario “Mark 1, eres tan hermosa”, está programado para sonreír, guiñar un ojo, y decir, “jeje, gracias”.
Por sorprendente que su logro parezca a los entusiastas de la robótica, Ricky dice que no todo el mundo es capaz de entender su obsesión por los robots. “Durante este proceso, mucha gente decía cosas como:” ¿Sos estúpido? Esto lleva mucho dinero. ¿Al menos sabés cómo hacerlo? Es muy difícil,” contó a los periodistas.
Sin embargo, el diseñador gráfico no permitió que los comentarios negativos lo afectaran. Pasó varias horas de soledad educándose a sí mismo sobre temas como el electromagnetismo, programación, anatomía, e incluso arte. Construyó el 70 por ciento del cuerpo del robot utilizando una impresora 3D, y a través de ensayo y error, superó varios obstáculos como motores eléctricos quemados, o que el robot se cayera.
Scarlet-Johansson-robot3-600x400
“Cuando empecé a construirlo, me di cuenta que implicaría dinámica, electromagnetismo, y programación”, explicó. “Nunca he estudiado programación, ¿cómo se supone que debía codificar? Además, necesitaba construir modelos en 3D para todas las partes del interior del robot, y tenía que asegurarme de que la piel externa del robot y sus partes internas podían encajar. Cuando pensás en todo junto, es muy difícil”.
Por el momento espera encontrar un inversor dispuesto a comprar su prototipo, para lograr más fondos para trabajar en más modelos robóticos. También planea escribir un libro sobre su experiencia.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios