La tranquila localidad de Rhydypandy se ha visto conmocionado por el brote psicótico de estos animales. El reino animal acude a sustancias psicotrópicas para purificarse, limpiar su sistema digestivo, excitarse, aumentar su rendimiento o simplemente colocarse. Hay ocasiones, sin embargo, en las que los animales se drogan por error, o, mejor dicho, por culpa de la irresponsabilidad de los seres humanos. Como en el caso de estas ovejas, que entraron en un “brote psicótico” tras consumir plantas de cannabis de forma accidental.

La tranquila localidad de Rhydypandy, en el Valle de Swansea (sur de Gales) se ha visto conmocionado por el brote psicótico de un grupo de ovejas que habían ingerido las plantas que se encontraban abandonadas, relata The Independent.

El alcalde de la localidad, Ioan Richard, ha apuntado que los restos de la splantas podrían provenir de una plantación y fábrica ilegal de cannabis que fueron vertidos de forma descontrolada.

“Hay un rebaño de ovejas rondando por el pueblo y molestando a los vecinos”, relata Richard, que denuncia que los vecinos se han que los animales se introducen en las casas, deambulan sin rumbo sembrando la confusión y hasta algunas han perdido la vida deslumbradas por los focos de los coches.

Las autoridades policiales de la localidad afirman que “los residuos ya han sido retirados” pero piden colaboración a la población para detener a los responsables del caos sembrado.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios