Los Pokémon ha irrumpido definitivamente en la vida real, con riesgos incluidos, así que no están de más unos consejos para ser un entrenador responsable. 
Desde irrumpir en Museos del Holocausto y saltar la valla de cementerios, hasta lanzarse en horda a la carretera que rodea Central Park para capturar a la pandilla que está revolucionando al mundo. Las consecuencias del juego de realidad aumentada más descargado del verano ya han traspasado la pequeña pantalla. Pero no hace falta que el furor alcance esos niveles de caos para que Pokémon Go tenga un problema de seguridad incorporado. Así lo ha advertido esta mañana la Policía Nacional en su cuenta de Twitter, donde ha compartido unos cuantos consejos para hacerse con todos con precaución.

"Si ves un codiciado Snorlax o Vaporeon, no te guíes solo por la emoción, tu seguridad es lo primero", indican en uno de los siete puntos que conforman su manual del buen jugador. Para no verse en la tesitura de la Policía de Estados Unidos -que han multado en varias ocasiones a Pokemásters al volante-, sus equivalentes nacionales también recuerdan que está terminantemente prohibido cazar mientras conducimos o montamos en bici. 



Los viandantes e incluso conductores que se han visto arrollados por un cazador incauto han emitido varias denuncias durante estas semanas. Pero el cuerpo de seguridad no solo advierte el daño a terceros, también sobre el peligro que suponen algunos jugadores para ellos mismos. Ya se han registrado casos de personas lanzándose a un río sin protección, adentrándose en cuevas abruptas y paseando por los límites de un acantilado. "Estás jugando en el mundo real, no fijes solo la mirada en tu pantalla", advierten.

Además, debido a la función de geolocalización de Pokémon Go, el jugador se convierte en una presa fácil para los delincuentes. Los antecedentes ocurrieron en Missouri, donde cuatro ladrones localizaron a un grupo de adolescentes en un párking retirado e intentaron robarles. "Pueden saber cuándo te ausentas de tu domicilio y dónde te encuentras en cada momento", recuerda la Policía. 

Los agentes aprovechan, a su vez, para alertar sobre posibles virus que puedan dañar tu dispositivo y las facturas de datos que darán un buen "susto" a más de uno a final de mes. "Recuerda que Pokémon Go puede conllevar micropagos para obtener nuevos elementos de juego", escriben.

Por último, hacen especial hincapié en las consecuencias para los más pequeños. Tanto a nivel de seguridad como de adicción. Aunque el juego ha recibido más elogios que críticas por empujar a los jugadores a la calle, a hacer ejercicio físico e interactuar con otros entrenadores, todo se debe tomar en su justa medida. Pero el fenómeno del año no solo está generando historias macabras, algunos también han encontrado grandes beneficios en la búsqueda de Pikachu. 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios