En las próximas décadas se espera que la escasez de alimentos se convierta en un problema muy grave, y muchos expertos creen que, en el futuro, los insectos podrían convertirse en una fuente importante de nutrientes para los seres humanos.
Y si bien ya tenemos miles de recetas a base de insectos, y los restaurantes han comenzado a poner bichos en sus menús, necesitamos una forma eficaz de usarlos como reemplazo de los alimentos básicos de nuestra dieta actual, como el trigo. Con este problema en mente, dos científicas brasileñas hicieron un gran avance, luego de convertir con éxito una especie de cucarachas en harina, y usarla para hornear pan.



Andressa Lucas y Lauren Menegon, dos estudiantes de ingeniería de la Universidad Federal de Rio Grande, en Brasil, desarrollaron una harina hecha de cucarachas que contiene un 40% más de proteína que la harina de trigo, y puede ser utilizada para hacer todo tipo de productos horneados. También contiene gran cantidad de nutrientes esenciales, así como aminoácidos y lípidos.

Y antes de que pongan cara de asco, la harina no está hecha de bichos como los que se arrastran a través de tu cocina por la noche, sino de una especie llamada Nauphoeta cinerea. Se obtienen de un criador especializado, donde se producen de acuerdo con los requisitos de higiene de la ANVISA, la agencia brasileña de vigilancia de la salud, y se alimentan exclusivamente de frutas y verduras.

“Elegimos la cucaracha porque era el insecto que tenía el contenido de proteína más alto, casi el 70 por ciento. Contiene ocho de los nueve aminoácidos esenciales, tiene ácidos grasos de alta calidad (como omega-3 y omega-9) y podemos usar casi el 100 por ciento de ella, con muy poco residuo”, declararon las científicas. “Los insectos son excepcionalmente eficaces en la conversión de lo que comen en las estructuras nutricionales que pueden ser consumidos por los seres humanos. Puesto que son fuentes ricas de proteínas, pueden enriquecer la dieta humana, especialmente para las personas que sufren desnutrición, y su consumo puede ayudar a reducir los impactos ambientales negativos del ganado, ya que requieren menos espacio y generan menos contaminación, por lo que estos factores fueron suficientes para convencernos de iniciar la investigación”.

Lucas y Menegon realizaron un estudio y encontraron que un pan que contenía sólo 10% de harina de cucarachas presentó un aumento de proteínas del 49,16 por ciento, en comparación con el pan hecho sólo con harina de trigo.

Curiosamente, todos los que probaron el pan hecho con una pequeña parte de harina de cucarachas dijeron que no detectaron casi ninguna diferencia en el sabor, y cuando se combina con más ingredientes, como barras de cereales o dulces, este cambio en el sabor es aún más difícil de detectar.

Sin embargo, Andressa Lucas y Lauren Menegon también encontraron que la mayoría de las personas todavía no se siente cómoda con la idea de los insectos como fuente de alimento. Cuando pidieron que probaran su pan especial y les dijeron que contenía harina de cucarachas, la mayoría prefirió no probarla. Las científicas esperan que la percepción de la gente cambie con el tiempo, y actualmente están experimentando con otros insectos, como grillos y escarabajos, que con un poco de suerte tendrán mejor aceptación que las cucarachas. periodismo.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios