Un frutero de Guipúzcoa (FRUTERIA AMATRIAIN) pasea sus productos por el barrio en un coche fúnebre, en el que se puede leer "Nuestros productos están de muerte". Los vecinos, que al principio creían que alguien de la zona había fallecido, ahora ríen ante la originalidad del empresario.





Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios