Todos tenemos el típico amigo que, de repente, se hace runner e, incluso antes de haber salido ni una sola vez a correr, ya se ha comprado las mallas, la camiseta transpirable y unas buenas zapatillas, además de haberse descargado una aplicación para su smartphone de éstas que incluyen pulsómetro, podómetro, entre otras muchas opciones, la mitad de las cuales no llegará a saber ni para qué sirven. Sin embargo, tan rápido como empieza a ser runner, deja de serlo y se interesa en otra actividad como, por ejemplo, el ciclismo de montaña. En ese caso, la broma no resultará tan barata como el precio de unas mallas, sinó que esta vez se comprará una bicicleta de 5.000 euros.
Pues bien, si el precio de la bicicleta de montaña ya te parecía una locura, no sabemos qué te parecerá que la nueva bicicleta de Bugatti cueste nada más y nada menos que 37.600 euros. Aunque, seguramente, para un comprador que ha pagado unos 2,4 millones de euros por un Buggati Veyron, el precio de esta bici no supone un gran gasto, ya que esta cantidad sería la que pagaría por cambiar el aceite y las ruedas de su joya motorizada.


Bugatti ha conseguido crear y vender la bicicleta más exclusiva del mercado al precio que el resto del común de los mortales lograríamos reunir a base de ahorro y no poco esfuerzo económico para poder pagar un coche normal que nos sirva para ir y venir del trabajo. Pero Bugatti significa lujo y exclusividad y, por lo tanto, puede permitirse vender cualquier producto a un precio completamente desorbitado. La marca italo-francesa ha trabajado de la mano del fabricante de bicicletas PG en el proceso de creación y eleboración del producto. De esta manera, han hecho realidad una bici cuya principal característica es su enorme ligereza de tan solo 5 kilogramos, gracias a la fibra de carbono. Lo que aún no se sabe es si este ahorro de peso justifica el precio tanto como el logo de Bugatti sobre el cuadro. Otra característica de este monumento de dos ruedas es la exclusividad, ya que solo se fabricarán 667 unidades para todo el mundo. Algo que, sin duda, también contribuye a la fijación de un precio tan elevado.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios