Hay gente pa tó. En esta historia, encontramos dos sujetos que confirman el tópico de la sabiduría popular. El primero se dedica a ver los vídeos porno caseros haciendo caso omiso de felaciones, tríos y bukakes; no, lo suyo es juzgar la calidad y la textura de las sábanas que protegen las camas (si las hubiere) de los vídeos cochinos. El segundo es el periodista de que se ha tomado la molestia de seguir la trayectoria del “crítico de sábanas en serie” para escribir una bonita historia en The Next Web. Gracias a ambos. Gracias a internet.

“¡Unas sábanas espectaculares, sobre todo si tenemos en cuenta que son capaces de tapar a cuatro personas enteras!”. “Las sábanas de esa cama son un poco sosas. Molaría que tuvieran un color más singular en lugar de ser la típica sábana blanca”.

Son algunas de las críticas de BedSheetsRater, que es a las sábanas del porno lo que los críticos de cine porno a las pelis X y lo que ‘Cahiers du Cinema’ al cine de Hitchtcock, por seguir con la analogía.
Según reza su perfil en PornHub, BedSheetsRater, es un individuo de 28 años, oriundo de Nueva Jersey, quien “accidentalmente ha caído por esta página, y se ha topado con algunas de las sábanas más bonitas que ha visto jamás. Por tanto, me he dicho, ¿por qué no intento puntuar tantas como pueda?”.
Como no podía ser menos, la gente de PornHub está encantada con la labor del crítico de sábanas: “Queremos felicitar a BedSheetsRater por su integridad en garantizar que las sábanas cumplen los más altos estándares de la industria del entretenimiento adulto”, responde con ironía el vicepresidente del badulaque onanista ante esta publicidad gratuita.

   

Visto en The Next Web. Con información de Yahoo!, El Español Jungla, Mashable y The Clinic. via:strambotic - publico.es
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios