El ser humano es una compleja máquina que funciona de maravilla, pero basta que una pequeña pieza desencaje del gran engranaje para que algo no marche bien. Y operaciones tan básicas como respirar o hacer las necesidades podrían convertirse en una verdadera pesadilla.
Es lo que le sucedió a un hombre del sudeste de China, que tuvo que correr al hospital a la medianoche después de notar un misterioso bulto del tamaño de una pelota que se le salía del ano. El bulto, que todavía estaba adherido a su trasero, era su recto y misteriosamente se había desprendido de su cuerpo, según informaron los médicos.
También dijeron que la condición, llamada prolapso rectal, pudo ser causada por el hecho de que el hombre se había sentado en el inodoro durante más de 30 minutos. El hombre aseguró que había estado jugando en el teléfono mientras intentaba defecar.
El incidente tuvo lugar en Zhongshan, provincia de Guangdong, el 4 de febrero, según informaron los medios locales. “El paciente ha tenido prolapso rectal desde que tenía cuatro años, pero su condición nunca fue tratada, por lo que la situación empeoró”.
Una tomografía computarizada (TC) mostró un bulto en forma de bola fuera del ano del paciente. El bulto tenía un diámetro de 16 centímetros.
Una tomografía computarizada de un hospital en Guangdong muestra el bulto que sobresale del ano del hombre
El Dr. Su dijo que había hematomas y manchas de sangre a lo largo de la pared intestinal del paciente.

Dijo, además, que el prolapso rectal generalmente ocurre en niños o personas mayores. Para algunos niños pequeños, la condición podría estar relacionada con una disfunción innata.

Aunque el paciente ha tenido la afección desde edades tempranas, el Dr. Su agregó que la causa directa del prolapso fue la larga duración que pasó en el inodoro, explicando que cuando el paciente intentó defecar, el esfuerzo pudo haber debilitado sus músculos de la pelvis. El hombre fue intervenido el mismo día y ahora se recupera.




Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios