Un muchacho, cuya identidad no ha trascendido, fue grabado por una cámara de seguridad cuando orinaba sobre el panel de control de un ascensor. Curioso divertimento. Tras aliviar toda su carga líquida, como si fuera el mismísimo Manneken Pis, el chico se sube los pantalones y se prepara para salir del elevador como si nada hubiera pasado. ¡¡¡Craso error!!! El tiro le salió por la culata o la broma tuvo un efecto bumerán (lo que más os guste).
Sin saberlo, la orina produjo un cortocircuito y las puertas se quedaron más cerradas que las de la caja fuerte de un banco. Además, para añadir más leña al fuego, las luces también se apagaron.
Después de pedir auxilio, el chaval fue rescatado por el personal de manteamiento del edificio, en la localidad china de Chongqing. No sufrió ninguna lesión pero se convirtió en el hazmerreír de las redes sociales del país.
“No puede orinar tan alto“, dijeron sus padres, vecinos del inmueble al presidente de la comunidad. Una tesis que fue desmontada rápidamente al ver las esclarecedoras imágenes del pequeño surtidor con patas. El karma siempre está al acecho.
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios