¿POR QUÉ HAY UN PEN DRIVE INCRUSTADO EN MI PARED?


Dead Drops es una iniciativa que nació hace cuatro años en Nueva York de la mano del artista alemán Aram Bartholl, con la intención de convertir las ciudades en espacios de libre intercambio de información.
Su premisa es simple: colocar memorias USB (también conocidos como pen drives) incrustados en muros y paredes de edificios, para que cualquiera con una computadora portátil pueda conectarlo y abrir su contenido. De esta forma, la red anónima permite compartir archivos, música, fotos o textos entre desconocidos.

Bartoll dio vida a Dead Drop como parte de la residencia artística que hizo en Eyebam, en Nueva York. Luego fue parte de la muestra ‘Talk to Me’ en MoMA.

Los primeros cinco Dead Drops fueron instalados en la Ciudad de Nueva York, en octubre de 2010. Los creadores calculan que hoy en día, cinco años después, hay más de 1400 memorias repartidas por todo el mundo. En este mapa se puede ver dónde están ubicadas.

Desde la página del proyecto invitan a “todo el mundo” a dejar o copiar archivos de un Dead Drop. Para ello, sólo tenés que conectar tu dispositivo portátil a los muros, edificios o postes para compartir tus archivos e información favoritos.

El proyecto tiene su propio Manifiesto:

«Dead Drops es una red anónima y offline de intercambio de archivos en el espacio público. Cualquiera puede acceder los Dead Drop y también instalar uno en su ciudad o barrio. Un Dead Drop debe ser de acceso público. Es decir, un Dead Drop instalado dentro de edificios cerrados o lugares privados cuyo acceso es limitado o temporal no es un Dead Drop. Un verdadero Dead Drop debe ser montado por el ordenador como un dispositivo de almacenamiento masivo editable y legible y sin ningún programa preinstalado. Los Dead Drop no necesitan ser sincronizados o conectados entre sí y es que cada Dead Drop es único.

Un Dead Drop bien instalado sólo muestra el conector USB macho y empotrado con cemento en la pared. Te costará darte cuenta de que está ahí. Los Dead Drop no necesitan ningún cable o teconología inalámbrica. Para compartir archivos offline sólo necesitas arrodillarte en el suelo o colocar una chaqueta sucia contra la pared. Un Dead Drop es una pieza desnuda de tecnología de bus universal en serie (en inglés, USB) de alimentación pasiva que se encuentra empotrada en la ciudad, el único espacio realmente público. En una época de crecimiento de la «nube» y de modernos y elegantes dispositivos sin acceso a los archivos locales necesitamos replantearnos la libertad y difusión de información ¡El movimiento Dead Drop es un camino para el cambio!

¡Libera tu información al dominio público en cemento!»

Dead Drops es un proyecto de participación abierta, y sus creadores invitan a la comunidad a sumarse, instalando un Dead Drop en tu ciudad o barrio. Para ello hay que seguir las instrucciones de la página web o de este video que explica paso a paso cómo incrustar un pen drive en una pared. Una vez colocado, se debe enviar la la ubicación y fotos.



¿Y qué pasa con el agua y la lluvia?

Par ello el sitio recomienda: “Intentar encontrar un lugar que esté menos expuesto a las inclemencias del tiempo, como muros protegidos por tejados o similares. A menudo la lluvia misma no golpea el muro (a menos que haya una tormenta). Todavía no se ha trabajado con memorias USB secadas después de la lluvia… pero mientras los contactos estén secos y la placa esté sellada no debería haber problema.” - PERIODISMO.COM
Share on Google Plus

About Francesc Puigcarbó

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios:

Publicar un comentario