De los mil y un escenarios por donde se puede hacer volar un drone con una cámara, un castillo de fuegos probablemente es uno de los más arriesgados. Sin embargo, el propietario de uno de estos aparatos no dudó en atreverse a ellos para ver qué aspecto tenían los cohetes desde dentro y en primer plano. Es un video de un espectáculo pirotécnico en West Palm Beach, en Florida, en Estados Unidos.
visto en Vilaweb
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios