En la ciudad india de Jalna, estado de Maharashtra, una joven de 17 años fue violada por segunda ocasión por sus agresores durante una operación fallida de la Policía, que pidió a la adolescente prestarse como señuelo para atrapar a los delincuentes.
La primera agresión sexual ocurrió el 7 de julio, cuando los agresores abordaron a la joven y a su novio en una zona aislada y la violaron a punta de navaja. También robaron su teléfono móvil y supuestamente grabaron la violación, informa el diario 'Hindustan Times'.

Más tarde la adolescente relató el incidente a su madre, quien presentó una denuncia policial. Después los dos atacantes se pusieron en contacto con la madre y le exigieron 2.000 rupias (unos 32 dólares) por su teléfono y la grabación. Finalmente acordaron que la chica recogería el teléfono en un lugar determinado la tarde de este jueves.

La Policía, conocedora de la situación, pidió a la adolescente que fuera para poder atrapar a los delincuentes. La chica accedió, pero fue interceptada cuando se dirigía al lugar por los mismos agresores y la violaron nuevamente.

Después la joven regresó a la comisaría, que dio orden de peinar la zona de la agresión, deteniendo por fin a los sospechosos, supuestamente implicados en otros casos similares. Además el teléfono fue recuperado, pero no se halló ningún video comprometedor.

Al conocer los hechos, las autoridades policiales ordenaron la suspensión del encargado de la fallida operación y han abierto una investigación sobre el caso.RTCOM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios