El parapentista y fisicoculturista británico Sam Cullingworth, de 44 años, se ha salvado milagrosamente gracias a un árbol luego de caer de 609 metros cuando se colapsó su paracaídas, informa 'The Mirror'. 


Cullingworth fue sorprendido por un feroz viento lateral en Turquía, donde estaba de vacaciones. Sin embargo, el deportista logró escapar de la situación con solo unos cuantos cortes gracias a un cedro que le impidió estrellarse contra la tierra. 


El hombre quedó colgado de las ramas hasta que los servicios de emergencia llegaron a rescatarlo. 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios