Hay muchos motivos por los que te pueden echar de un trabajo, y este que le han dado a este hombre de Nueva Jersey podría ser totalmente legítimo. Resulta que a Richard Clem, que así se llama el trabajador, le han despedido de su puesto de trabajo en una tienda de la compañía Case's Pork Roll, que se dedica a vender embutido de cerdo, por tener demasiadas flatulencias. 

La mujer de Clem ha explicado al diario 'Daily Mail' que han presentado una demanda por discriminación a su marido por parte de la empresa, ya que argumenta que su exceso de gases se debe a que hace unos meses se sometió a una operación de reducción de estómago que le ayudó a perder 54 kilos, pues llegó a pesar 190. 


El trabajador teme no volver a encontrar trabajo por las consecuencias de su pérdida de peso, ya que en la empresa de la que ha sido despedido no podían más con el  olor  que persistía día tras día en la oficina. El responsable de la tienda explicó que los clientes se quejaban mucho y que era insoportable. 

El hombre dice que no puede controlarlo, pero que en el trabajo abrían una ventana, encendían velas e intentaba no interactuar con los clientes. Es por eso que pide que se le indemnice con varios millones por daño moral. QUE.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios