Un presunto ladrón de coches de San Francisco amenazó este miércoles con suicidarse junto a la ventana de un tercer piso. Después de intentar disuadirlo en vano durante tres horas, los policías resolvieron usar a su gato para evitar que saltara, informa 'San Francisco Chronicle'.



La idea salió bien y la mascota 'convenció' a su dueño para que volviera al interior del edificio, bajara las escaleras y se entregara. Cuando el hombre fue esposado y estaba a punto de ser llevado a la cárcel, los agentes le llevaron su gato para que se despidiera de él.


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios