Es la nueva apuesta del ocio en un país donde las emociones son tabú: la "Nakeru heya" (habitación del llanto) es un refugio diseñado para que las mujeres puedan llorar a moco tendido con la ayuda de pornografía emocional, películas y libros cuya sentimentalidad produce nudos en la garganta y ríos de reconfortantes lágrimas.

Como esas madres que, ante las lágrimas, le decían a sus hijos "así dormirás mejor", el Mitsui Garden de Yotsuya -un céntrico hotel cuatro estrellas en Tokio- invita a las inquilinas a aliviar sus problemas a través del llanto en habitaciones sencillas y privadas. Su único adorno es una estantería en la que encontrarán "todo lo necesario para sollozar hasta quedarse satisfechas". La oferta viene complementada con un set de belleza con parches calmantes para rebajar la tensión de zonas como el cuello, un antifaz de noche perfecto para que desaparezcan las bolsas de los ojos y, por supuesto, cantidades ingentes de pañuelos desechables.

Y no es gratis, aunque para ser Tokio, el precio no está nada mal incluso si no tienes ganas de llanto. La noche sale entre 10.000 yenes (74 euros/83 dólares) y 20.000 yenes (148 euros/167 dólares), dependiendo del tamaño del dormitorio.

La selección de doce películas incluye Forrest Gump, Esencia de mujer, El diario de Noa y la coreana Un momento para recordar. También hay varios mangas para chicas como Tenshi Nanka Ja Nai (No soy un ángel), de Ai Yazawa, editada en España por Planeta DeAgostini, y My Girl, de Mizu Sahara, todos dramones de corte romántico con la extensión adecuada para devorar en una sola noche. La casa ofrece un cuestionario sencillo para determinar el título más efectivo para cada invitada, bien una película romántica o mejor una que trate sobre la amistad.

Institucionalizar el llanto

Los japoneses son famosos por su dificultad para expresar sus sentimientos. En un país en el que muchos se rigen por la filosofía del "Honne" (lo que uno realmente piensa) y el "Tatemae" (lo que uno dice públicamente). Mostrar emociones en público se considera algo vergonzoso.

La Nakeru heya surge como una alternativa para la estresada mujer moderna, un espacio en el que "desahogarse y dar rienda suelta a las lágrimas para liberar el estrés", explicaba a Efe Azusa Mugi, portavoz del hotel. La idea surge del manual "Kokoro ni kiku namida serapi" (La terapia de las lágrimas efectiva para el corazón), un volumen disponible en la habitación que aboga por el llanto como método para aliviar la tensión y la ansiedad.

El hotel Mitsui Garden puso en marcha el proyecto el 25 de marzo y tiene previsto mantenerlo hasta el próximo 31 de diciembre, aunque se plantean extender el período "si se populariza la iniciativa", explica el gerente Tomoo Sugiura. "Es posible que el hecho de que la página web esté íntegramente en japonés favorezca que únicamente acudan mujeres niponas", opina Sugiura, quien espera que las clientas sigan acudiendo a esta singular alcoba para aliviar sus lágrimas, por un módico precio. ELDIARIO.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios