HOY: MOLOSSIA - Llegar a una jefatura de Estado no es nada fácil, tampoco convertirse en una princesa si no has nacido dentro de la realeza. Claro que hay gente que prefiere tomar la vía rápida y hacer suyo el famoso eslogan de cierta multinacional sueca: Bienvenido a la república independiente de mi casa.

Recientemente saltaba a la luz la historia de Jeremiah Heaton, un padre que por amor a su hija Emily reclamó un territorio abandonado y desértico en el norte de África para convertir a su pequeña en una princesa; pero no es el primero ni será el último en declarar una «micronación», el término con el que se conoce a estos territorios de dudosa legalidad internacional sobre los que alguien se proclama soberano de forma unilateral.

Pero lo cierto es que algunos de ellos son más grandes que microestados, estos sí reconocidos a nivel internacional, como Mónaco o El Vaticano, así que ¿por qué no ir de vacaciones?

Situada entre los estados de Nevada y Pensilvania (Estados Unidos), la República de Molossia es el sueño de la infancia de Kevin Baugh, su presidente, quien en los años 90 se atrevió a reclamar su territorio (su finca privada) ante el Estado de Nevada.

Pero, además, Baugh reclama como territorio de Molossia gran parte del planeta Venus y una fosa marina en el océano Pacífico. Zonas en las cuales debe sonar el himno de la república, que no es otro que el himno nacional de Albania con la letra cambiada.

Para entrar en Molossia no necesitas pasaporte, aunque se recomienda enseñarlo y recibir el sello de la aduana, como en cualquier otro país soberano. Aunque no exige el pago de ninguna tasa, sí es necesario concertar una cita, ya que la principal actividad turística en Molossia consiste en un tour de una hora de duración por la casa del presidente Baugh, pero solo entre el 15 de abril y el 15 de octubre.



Además, Molossia posee su propia oficina postal y una piscina donde el turista será bien recibido siempre y cuando respete las leyes de la micronación: nada de portar bombillas incandescentes, morsas o cualquier cosa fabricada en Texas. ABC.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios