No se si "terrorífico" es un adjetivo apropiado para este disfraz pero, en cualquier caso, lo vemos muy apropiado para perturbar a ciertas personas en la fiesta de Halloween.
Como podéis comprobar, el único requisito imprescindible para lucir este disfraz de aguacate partido por la mitad es ser propietario de una barriga prominente y oronda. Y depilada en caso de que sea necesario.
En esta ocasión, podemos anunciar con jolgorio y alborozo que todos los que presumáis de abdominales tipo six-pack o tableta de chocolate os tenéis que
joder
aguantar y pensar en otro tipo de disfraz. Ji, ji, ji ¡por fin una ventaja para los barrigudos cerveceros! (y para mujeres embarazadas en avanzado estado de gestación)


Visto en Neatorama - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios