La comunidad de community managers (valga la rebuznancia) anda revuelta tras conocerse este caso de intrusismo laboral. La noticia que ha provocado el escándalo es que una cadena de restaurantes australiana ha decidido darle a una gallina la responsabilidad de gestionar su cuenta corporativa de Twitter.
Betty, así se llama la afortunada, está disfrutando de un entorno de trabajo envidiable; amplio, luminoso, con pantalla y teclado de última generación y comida y bebida abundante. Pero para que Betty mantenga su puesto de trabajo existe una condición que ella desconoce:Cuando consiga componer una palabra de cinco letras (en inglés), la retirarán de su cargo. Una decisión incomprensible por parte de los promotores de la idea, sin duda.
De momento solo ha conseguido componer la palabra "bum" (culo), un avance interesante, pero aún así auguramos que seguirá en el puesto durante bastante tiempo.



Esta es una muestra de los que va publicando estos días.
Sigue a Betty en @ChickenTreat y, cuando te canses, puedes seguirnos en nuestras cuentas de @NoPuedoCreer@QueLoVendan y @QueLoVendanX
Veamos en este vídeo a Beety en plena producción...


Visto en Gizmodo - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios