Un cartero se enfrenta a una petición fiscal de cuatro años de cárcel tras ser sorprendido por la Policía cuando quemaba más de tres mil cartas, que tenía guardadas en su domicilio, al no repartir la correspondencia durante seis meses en la localidad malagueña de Marbella. El procesado será juzgado el próximo jueves por un jurado popular y se enfrentará también a una inhabilitación especial para empleo o cargo público durante seis años al considerar el fiscal que es autor de un delito continuado de infidelidad en la custodia de documentos, según el escrito, al que ha tenido acceso Efe.

El acusado trabajaba como personal laboral fijo de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos S.A. y su cometido era la clasificación y reparto de correo en Marbella. Desde al menos agosto de 2013 hasta enero de 2014 el procesado presuntamente no repartía la correspondía que tenía encargada y la fue ocultando en su domicilio sin ser entregada a sus destinatarios.

El 24 de enero del 2014 el acusado, «para no ser descubierto», procedió a quemar en su domicilio dicha correspondencia hasta que fue sorprendido sobre las 18.30 horas de ese mismo día.La Policía logró recuperar un total de 3.583 cartas, sin que puedan cuantificarse las que fueron quemadas. ABC.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios