`
He aquí que un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a Maria tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del espíritu Santo es. Y dará a luz a un hijo, al que llamarás Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados Mateo:1:20-21.

Y así és como José el hijo de David del que no sabemos por este texto quién fue su madre, o fumaba y soñaba cosas raras o era un cornudo de tomo y lomo, aunque la cuestión es que el hombre se creyó lo de María y el Espíritu Santo, y és una lástima que fuera tan crédulo José, si hubiera o hubiese actuado correctamente nos habríamos ahorrado estos más de dos mil años de soportar a la secta católica y todas sus derivadas entre ellos los protestantes, la iglesia de Jesucristo de los últimos días, y la más pesada de todas la sectas, los testículos de Jehová, y digo testículos porque son unos toca pelotas yendo a molestar por las casas o por la calle a la gente de buena fe, o sea, afortunadamente sin fe.
Dicen las malas lenguas..., dicen, que el soldado romano que en los carnavales se disfrazó de paloma y embistió prepucio en mano a María se llamaba Valentino, Valentino Rossi.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios