8 horas diarias dando abrazos y amor infinito a una manada de pequeños ositos Panda. Observemos cómo la pobre operaria se ve obligada a llevar una mascarilla para soportar el terrible hedor que desprenden estas criaturas del demonio.