Poco a poco, la única religión verdadera, el pastafarismo, se va implantando en todos los órdenes de la vida. Casarse por el rito pastafari es algo muy habitual, pero tiene el problema de que no es una unión aceptada oficialmente por los gobiernos... hasta ahora. 
Nueva Zelanda se ha convertido en el primer país que nombra a la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador como organismo autorizado a oficiar bodas (véase el anuncio oficial). Los contrayentes adquieren todos los derechos como si se hubieran casado por otros ritos como el católico, el civil o el militar. Aún no tenemos detalles sobre la nueva liturgia, no sabemos cómo se escenificará el momento en que el MEV toca a la pareja contrayente con uno de sus apéndices tallarinescos, pero sí tenemos una foto del primer ministro de la Iglesia que puede oficiar este tipo de actos, con su colador ceremonial en la cabeza. - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios