No parece una buena idea en términos de optimización energética, pero de eso ya se darán cuenta más tarde.
De momento no deja de ser curioso ver lo bien que se lo pasa el niño en la nieve, utilizandoun drone para propulsar su snowboard como si de un kitesurf se tratase.
El papá geek, controlando el drone a distancia, también se divierte un rato.

Visto en Likecool.com - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios