Tokio es ahora la sede del primer café de erizos del mundo, y el último de una larga lista de establecimientos con temas de animales en la ciudad. Situado en el distrito de Roppongi, el café se llama “Harry”, una referencia a la palabra japonesa para erizo.
Los erizos no son nativos de Japón, pero han sido desde hace mucho tiempo mascotas en la nación que se vuelve loca por todas las cosas adorables. En Harry, los amantes de los animales pueden disfrutar durante una hora de la compañía de estas adorables y espinosas criaturas por 1.000 yenes (9 dólares).


El café es el hogar de unos 30 amistosos erizos de diferentes razas, con los que se puede pasar el tiempo e incluso, llevarlos a casa. Un pizarrón enumera todas las razas disponibles para compra, y sus precios. Así que si a los clientes les resulta difícil desprenderse de los adorables roedores, una vez que su hora se ha terminado, tienen la opción de darles un hogar permanente.


De acuerdo con Mizuki Murata, un miembro del personal que trabaja también en un café de conejos en el mismo edificio, Harry siempre está colmado desde que se abrió en febrero, con la gente a veces haciendo cola en la puerta para tener la oportunidad de pasar tiempo con un erizo.

“Queríamos mostrar a la gente el encanto de los erizos, que dan la impresión de ser difícil de manejar”, dijo. “Queríamos erradicar esa imagen al permitir que las personas los toquen.”

“Todos estos erizos son amables a pesar de que algunos de ellos pueden pinchar,” dijo Anna Cheung, un visitante de 11 años de edad, de Inglaterra. Debido a sus espinas afiladas, el personal de Harry siempre instruye a los clientes sobre cómo manejar los erizos para evitar lesiones. periodismo.com 

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios