Una canadiense de 23 años conducía su vehículo en condiciones de tormenta y oscuridad en la provincia de Ontario, cuando se topó con la niebla, reportan medios locales. La mujer no estaba familiarizada con el lugar, por lo que decidió confiar en el GPS de su auto. 
Sin embargo, en lugar de llegar al punto deseado, la joven ―que seguía las instrucciones del dispositivo― se salió de la ruta y fue a parar directamente al lago Huron, que tiene una profundidad de 30 metros. Afortunadamente, la mujer se dio cuenta pronto de lo que sucedía, logró abrir la ventana y salir nadando del vehículo. De acuerdo con la prensa, la joven salió ilesa del incidente.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios