COREA DEL SUR CREA UN CONCURSO SOBRE EL ARTE DE NO HACER NADA


Un mundo sin smartphones, sin selfies y sin prisas. Esta es la filosofía de los cientos de personas que se reunieron en el parque Ichon Hangang de Seúl hace unas semanas. La multitud estaba participando en el concurso anual de no hacer nada en Corea del Sur.

La prueba consistía era ver quién podía quedarse viendo el horizonte por más tiempo sin perder la concentración. El objetivo era resaltar cómo la gente somete su cerebro a un trabajo excesivo y las ventajas de tomar un descanso.

Woops Yang creó el evento en 2014. La joven artista explicó que por aquel entonces sufría de fatiga crónica y sufría de una ansiedad insoportable cuando no hacía nada. “Esto hizo darme cuenta de lo poco productiva que podía llegar a ser”, reconoció. Yang pensó que “todos nos sentiríamos mejor al no hacer nada si lo hiciéramos en grupo” y fue entonces cuando se inventó este curioso evento, que fue una revolución en las redes sociales.

El certamen es uno de los espectáculos más curiosos de la ciudad, hasta el punto de empezar a aparecer en las guías turísticas. Y no es para menos, pues se celebra en 70 lugares distintos de la ciudad y este año se han inscrito más de 2.000 personas.

En el lugar únicamente hay un jurado, un comentarista y una lista de reglas: nada de teléfonos, no mirar el reloj y no quedarse dormido. Durante 90 minutos, los participantes solo pueden mirar al vacío, sin reírse, pues eso les haría estar descalificados.

Durante este tiempo, el jurado se encarga de revisar el ritmo cardiaco de los concursantes cada 15 minutos para asegurarse de que están tranquilos. Si los participantes tienen sed o ganas de ir al baño, levantan una de varias tarjetas para pedir permiso

El ganador de este año ha sido un rapero local que se hace llamar Crush. Este concursante tuvo el ritmo cardiaco más estable de todos, lo que lo convirtió en el más desconectado. “Estaba decidido a ganar. Hasta practiqué en casa”, ha contado a los medios locales.

Hay muchos detractores que no ven con buenos ojos esta iniciativa, pero a WoopsYang no le molesta. “Me conformo con que sea una forma de entretenimiento”, dijo. “Creé una opción de entretenimiento que no requiere ni tecnología ni dinero”. En realidad, no se necesita hacer nada.  LAVANGUARDIA

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.