Los vecinos de Amanda Warfel, una chica de Pennsylvania, la denunciaron. Ha sido condenada a entre 45 y 90 días de cárcel. Los vecinos de Amanda Warfel no aguantaban más. Esta joven de Pennsylvania (Estados Unidos) de 25 años tenía harto al vecindario debido a sus ruidosas sesiones de sexo. Tanya Saylor, una de las vecinas, llegó incluso a ponerle cascos a sus hijos para que no tuvieran que escuchar los gemidos y gritos de la vecina. Hasta que decidieron denunciarla. Un juez del condado de York ha condenado a Warfel a una pena de cárcel de entre 45 y 90 días, informa The Inpendent. La chica, por lo menos, ya ha pedido disculpas. Ver más en: http://www.20minutos.es/
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios