Lástima que por aquí no esté permitido el personalizar las matrículas de los coches. En Estados Unidos sí que se puede y mucha gente se estruja la sesera para ser el más original del barrio.

El propietario del vehículo de la imagen lo ha conseguido con creces. Si miras su matrícula normalmente nada te sorprende, pero cuando lo haces a través del retrovisor de tu propio coche, la cosa cambia.

N del T: Asshole = Gilipollas (o similar)

Visto en BitsAndPieces > UrbanLeak > nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios