Está demostrado, el factor principal que desencadena atascos en ciudades y autopistas es la inoperancia y las limitaciones físicas y mentales de las personas que se ponen al volante.

La buena noticia es que la tecnología y los coches autónomos ya nos permiten resolver el problema fácilmente: retirando de la ecuación al elemento discordante. Tampoco se trata de hacerlo desaparecer radicalmente, basta con cambiarle el volante por un smartphone conectado a internet.
Veamos con estas simulaciones cómo son las cosas ahora, y cómo lo serán en un futuro (esperamos) cercano.

Visto en Neatorama - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios