CONDONES PARA EL VINO, PARA CONSERVAR LAS BOTELLAS ABIERTAS


¿Cómo guardar una botella de vino una vez abierta? El típico problema para el que en realidad ya hay un montón de supuestas soluciones en el mercado, por mucho que algunos se empeñen en volver a colocar el corcho a golpes -o cortándolo un poco- como el mejor remedio.

La oferta va desde tapas pensadas para dejar la botella en vertical a sistemas de vacío un poco más sofisticados, pasando por el que muchos expertos consideran el mejor sistema: Coravin, un ingenioso artilugio que permite servir una copa de vino sin llegar a abrir la botella. Aunque recientemente se ha presentado una versión más asequible (Coravin Model One), lo cierto es que para la mayoría de aficionados al vino o bebedores puntuales sigue siendo demasiado pagar 200 euros más las cargas de aire para que funcione.

Frente a esta tecnología, desde el otro lado del Atlántico llega un invento tan absurdamente sencillo que resulta imposible no hablar de él: condones para botellas de vino. Que nadie se asuste porque no se trata de preservativos normales, sino de un sistema ideado expresamente para proteger las botellas de vino abiertas, colocándoles un plástico negro, ajustado y desplegable.

Bautizado como Wine Condoms, aunque no es nuevo, el invento está causando furor en Estados Unidos, y sus responsables aseguran que ahora mismo se han quedado sin existencias, aunque esperan poder llegar a la campaña de Navidad.

Además del ingenioso nombre, los responsables no dudan en explotar al máximo el chiste del condón: desde el envoltorio en el que se comercializa hasta las recurrentes bromas mientras se coloca en la botella. Por no hablar, claro, de esa foto oficial en la que una seductora mano coloca este condón ecológico, con una copa de fondo con más manchas de pinta labios que vino.



Válido tanto para botellas de vino como para espumosos -se ajusta y adapta a cualquier tamaño, por seguir con el chiste-, entre los beneficios que citan sus creadores también figura que puedes llevarlos siempre encima para que no se quede en el restaurante esa botella de vino que has dejado a medias. O incluso para llevarse de picnic una botella a medias sin miedo a que se desparrame por el camino.

“Protección para los amantes del vino” es su lema, y se comercializa el paquete de 6 por unos 10 dólares. A la lista de regalos navideños ya mismo. 20MINUTOS.ES
Share on Google Plus

About Francesc Puigcarbó

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios:

Publicar un comentario