A nadie sorprende ya los elevados precios que hay en la sanidad de Estados Unidos, pero esta semana se está ‘viralizando’ una factura médica fuera de lo común. Un hospital de Utah ha cobrado 39,35 dólares (unos 35 euros) a una pareja por tocar a su bebé recién nacido. El contacto “piel con piel” supuso un surrealista extra para estos padres.

Ryan Grassley, de 37 años, y su esposa Lidia, de 35, acudieron al centro a dar a luz al pequeño Samuel. Los médicos tuvieron que realizar una cesárea a la madre, pero no hubo ninguna complicación en el parto. Una vez fuera el bebé, la enfermera le preguntó a la madre si quería sostener a su hijo y aceptó encantada. El padre también quiso ser partícipe de la escena y la sanitaria cogió la cámara de fotos del matrimonio para capturar el momento.

“Tuvimos una experiencia muy positiva durante el nacimiento de nuestro hijo. El hospital y el personal médico estuvieron estupendos durante todo el proceso”, recuerda Ryan. Aunque esa conformidad con el centro cambió a la hora de pasar a pagar la factura médica. El parto les costó un total de 1.626 dólares, pero se sorprendieron al ver que les había cobrado casi 40 dólares por ese momento de felicidad tocando a su bebé.


Según comentan varios sanitarios en la red social, no sabían que se cobraba por el contacto “piel con piel” con los recién nacidos, pero que eso se podría explicar por la necesidad de tener una enfermera adicional en la sala para estar pendiente de cada movimiento del bebé y sus padres.

Ryan Grassley se ha tomado a risa todo el revuelo montado y ha iniciado una campaña en ‘GoFundMe’ para recaudar los 39,35 dólares que le cobraron por tocar a su hijo. Siguiendo con la broma añade en la descripción que con el dinero sobrante se someterá a una vasectomía porque no quiere “volver a pasar por estas noches sin dormir por culpa de un bebé”. LAVANGUARDIA.COM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios