Un 'besucón a distancia'. Así se podría definir el nuevo 'gadget' presentado en el 'Segundo Congreso Internacional de Amor y Sexo con Robots', celebrado los pasados ​​días 19 y 20 en Londres. El ingenio consiste en una especie de funda en que se inserta el móvil y en la que se besa, en tiempo real, para que la persona amada reciba el ósculo. En la parte delantera de la funda, los creadores han incorporado una almohadilla de plástico por la zona inferior de la pantalla que, a la hora de hacer el beso, simula que se está besando la boca de la otra persona.

Según los creadores, es el complemento perfecto para las parejas que mantienen relaciones a distancia y son asiduos a las videoconferencias. "Hacer besos es la forma de expresión más directa y universal de intimidad y afecto", aseguró en el congreso internacional EmmaYann Zhang, que ha trabajado en el prototipo.
Los desarrolladores de este 'gadget admiten que todavía hay un largo camino por recorrer, ya que el cojinete no está diseñado en forma de boca --pero los sensores están alineados como si lo fossin-- y no hay simulación de la lengua , órgano muy presente en los besos ardientes y apasionados de los amantes. El punto bueno es que acostumbra a los usuarios a 'besar' a un ingenio.

Si bien la idea en sí no es nueva, y ha habido prototipos similares presentados con anterioridad, la ventaja de este nuevo aparato es la simplicidad, tanto de uso como de aplicación. Los antecesores de este aparato posibilitan el 'telepetó' a través del ordenador o de un objeto externo que se sincroniza.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios