Un zaragozano se ha topado con un cuarto de kilo de cocaína en el interior de un bote de cacao soluble Nesquik que acababa de comprar en un supermercado de la capital aragonesa. Fuentes próximas a la investigación han indicado que la Policía cree que algún traficante lo dejó en la estantería del supermercado para pasárselo a otro narco, sin contar con que cualquier comprador podía cogerlo.
El caso es que la transacción de droga acabó frustrada y el bote de Nesquik en Comisaría. Al llegar a casa y disponerse a ordenar la compara, al hombre que lo había adquirido le llamó la atención que el precinto del bote estaba aparentemente manipulado. Al abrirlo vio en su interior una bolsa llena de un polvo blanco. Se fue inmediatamente a una comisaría y, tras revisar el contenido de la bolsa se confirmó que se trataba de cocaína. Y no poca. Exactamente un cuarto de kilo valorada en 13.000 euros.

Ahora la Policía trata de dar con el traficante que manipuló el bote, le introdujo la droga y lo volvió a dejar en la estantería, presumiblemente siguiendo las instrucciones que habría pactado con otro narco para pasarle la droga. Fuentes próximas a la investigación han indicado a ABC que, hasta el momento, no se ha logrado identificar al autor de los hechos. Se han revisado las cámaras de video del supermercado para intentar poner cara al delincuente, pero hasta el momento no se ha logrado identificarle.
Las mismas fuentes han reconocido lo «sorprendente» del método elegido para esta transacción de cocaína y en una cuantía tan elevada. ABC.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios