Un joven que fue a presenciar un recital en un estadio de Gran Bretaña, y al salir no logró recordar dónde había estacionado un BMW que le había prestado su amigo. El dueño lo denunció como perdido, y luego de seis meses la policía lo encontró. El joven no pudo recordar dónde lo había estacionado el auto, que ni siquiera era suyo. Finalmente, ante el ovido de su amigo, el propietario del vehículo lo reportó como perdido o robado en el mes de agosto. La policía se encontró con el BMW en un estacionamiento que tiene varios pisos. Ahora, el olvidadizo deberá pagar la suma exacta de 6.140 dólares para poder retirar el coche del lugar.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios