Tantos millones de años evolucionando como especie tienen su recompensa. Y nosotros tenemos la fortuna de pertenecer a esta última y definitiva generación. Un ejemplo más, que nos llega de manos de la diseñadora berlinesa Nadja Buttendorf, son los pendientes con forma de oreja y los anillos con forma de dedo.

Si no estamos cerca del culmen de la humanidad, poco nos falta. Visto en IncredibleThings - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios