Científicos japoneses descubrieron que basta con que una persona aparezca en una selfie haciendo el signo de la paz (o de la "V" de la victoria) para copiar sus huellas dactilares y vulnerar su privacidad. Así lo aseguró el jefe del estudio, Isao Echizu, al diario Sankei Shinbum, si los dedos aparecen a una distancia de tres metros de la lente un hacker puede tomar una captura de las huellas y violar cualquier sistema de seguridad biométrica, desde puertas de acceso hasta smartphones. 
El equipo de Echizu logró reproducir huellas de distintos sujetos, a través de una prueba que llevó a cabo en esa institución. Al tiempo en que hicieron este descubrimiento desarrollaron una solución que consiste en una delgada lámina de plástico transparente que pueden colocarse en los dedos quienes quieran extremar sus precauciones para que la luz refracte sobre los dedos y deje una mancha borrosa en la imagen. CRONICA.AR
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios